jueves, junio 29, 2006

Un arrebato del desastre más dulce y amargo...

A Carmen, perdón o gracias, ya no lo sé...
No lo sé, no consigo ordenar mi cabeza...
_______________________________________________

No sé cual es el fin de este post, ya no escribo para relatar historias ni para revivir memorias... ahora sólo desería o continuar con el salto, o solamente volver a estar bajo las andanzas de un carlitos que nunca logrará nada... no sé, talvez a veces es bueno que las cebollas sean sólo cebollas y las espinas sean espinas, pero cuando las cebollas tienen (sí, es muy extraño) una capa de chocolate y te jura que es un chocolate y te vas de bruces por el chocolate, y de pronto descubrís que realmente nacés para ser una herramienta; nada tiene sentido...

esta es una rabieta contra mí mismo, contra lo que soy y contra el hecho de sentirme culpable y a veces no, el hecho de saber el mal que he hecho pero a la vez comprender (porque así lo he pensado siempre) que no me debo arrepentir sino asimilar los hechos concretos que han ocurrido y analizar el porqué, comprenderlos y saber que estuvo mal y que puede estar bien... perdón, es mi método de analizar la historia... mi historia, nuestra historia, la historia de todos nosotros los implicados...

Aún así no puedo dejar de lado que me duele el saber que no soy más que un instrumento para dañar, una herramienta usada con un fin específico, una herramienta para la venganza...
Es extraño, pero el animismo parace ser una supervivencia nuestra (dirían lo evolucionistas): ¿Desde cuando las herramientas sienten, piensan o hablan? ¿desde cuando la técnica llora?

En este momento ya no sé que debo pensar o escribir, estoy muy cansado y todavía no me pasa el shock. Ahora recuerdo cómo había sobrevivido hasta el día de hoy, cómo pude llegar hasta aquí, cómo era posible que me moviera por el mundo: Mi método privilegiado para enfrentar los males que rondan por todos los sitios es el desdoblarme, el ser siempre dos, dos yo muy distintos... a veces soy más de dos...

Hoy que me enfrento a otra situación en la que jugué el todo por el todo, inconscientemente y luego muy conscientemente, en la que sabía iba a perder todo; me desarrollé tal y como soy y fuí siempre, y por otra parte me desarrollé a partir de un salto cualitativo... te lo explico así de fácil: si no me ves desgarrame el hígado que te amó (Ndembu), es porque ese producto del salto está escondido y protegido bajo quien soy y fuí siempre... es la contradicción en su esplendor... (continuan las analogías socialistas, esas que decías te divertían).

NO sé que pensar o que decir, lo siento no basta y no es necesario, nadie me lo pidió. No sé si se debe decir, o si lo quiero decir... No sé, hay hechos concretos que todavía no entiendo... Todavía no me entiendo, no te entiendo, no lo entiendo a él... Sé que estos distintos segmentos se han desarrollado de forma desigual (de igual forma se han desarrollado mis dos yo con vós) pero todavía no sé cómo nos combinamos, ni porqué...

No sé, disculpá esto. (Soy necio, muy necio, te lo advertí; a como vós me advertiste que esto sería lo que es ahora). A CQN, también disculpá, no sé qué pasó aquí...

C. Del Valle
por mis yo...

martes, junio 20, 2006

Otro Acto corto.

Carmen, milagro de las espinas:
Me preocupa tanto Carlitos, como vós te procupás por mí (inconscientemente).
__________________________________

Recordé que tenía finales, que las copias están en el folder 23 y que son del curso que ya casi está por perdido... Ah!, y que obviamente no tengo las copias todavía...

Ya era un poco tarde, cerca de las 8 pm y las fotocopiadoras las cierran a esa hora. Tuve que ignorar el hambre y salir en busca de las copias, pero en el trayecto de mi apartamento a la U apareció una amiga que me ha dicho que debo olvidarme de la copias por hoy: Ya la fotocopiadora está cerrada.

Regresé un preocupado a mi aparta, pero de camino creo que no recuerdo bien lo que sucedió. Hay algunas imágenes confusas entre vos, Mariuge, y el teléfono público desde el que llamé a Ilea...

He despertado aquí, tratando de ordenar las imágenes sin nombre de lugares desconocidos hasta ahora y rellenando los espacios de tiempo que no recuerdo con imaginaciones sobre los que puede haber hecho.

-Buenas noches, ¿con quien hablo?
-
-Ah, Hola Marielita, ¿Por ahí no está su hermanilla?
-
-¿Y no sabe a qué hora viene esa vaga de Ilea?
-
-Ah, está bien, seguro llega tarde. Que mal, entonces es inlocalizable, en la casa de Gustavo no tiene señal el celular... Bueno Chao...

Ilea no aparece, no es de extrañar. De nuevo en este sitio vacio, habitado sólo por las sombras de mis difuntas esperanzas, alimento la ansiedad de ver que llamás por teléfono para saber si aún respiro...

-Andrés, vamos por un café.
-No sé Carlitos, creo que no.
-Vamos, tengo ganas de salir de aquí.

Talvéz lo que E. Andrés dijo sea cierto, debo dejar de hablar con Ilea, es posible que ahí radique todo esto... pero no, de hecho ya casi no hablo con ella, creo que eso es lo que me tiene más confundido... no lo sé...

-Carlitos, mirá, yo creo que vos deberías dejar de hablar tanto con Ilea, ella se equivoca mucho. No es buena consejera.
-Sí, talvez tenés razón. Pero es que Ilea supo lo que me pasa incluso antes de que yo lo supiera...
-Carlos, No. Ilea está detrás del palo, lo que a vos te pasa es que no hablás con hombres, eso es todo. Pasás mucho tiempo entre mujeres, por eso te complicás tanto. Tratá de hablar más con otras personas, contáme, ¿Qué es lo te pasa? ¿Quién es? Decí y no seas cobarde...

Mientras todos duermen hoy (a pesar de mi promesa de regresar a la vida que se supone un estudiante debe llevar, como asistir y preocuparse por sus cursos por ejemplo) me encuentro en medio de la nada, en medio de las espirales -decía una amiga-, las espirales que se regeneran y se proyectan al infinito, al vacío, a su propia nada...

-Carlos decíme, ¿Te incomoda en algo lo mío con Mariuge?
-No. Claro que no Esteban, ¿a qué viene la pregunta?
-A nada, es que me parece raro que ahora estés un poco diferente con nosotros desde que comenzamos.
-Nada que ver, lo que pasa es que últimamente me tiene preocupado que voy a perder dos cursos y que los otros tres están en veremos...
-Está bien, si no querés hablar de eso, te los respeto. Pero te los diré así, sin miedo: Sos un miedoso, decí las cosas como son y ya.
-Suave, ¿Qué pasa Esteban?
-Nada, ya te lo dije.

La duda recae en ims hombros, las palabras que se suponen quedan flotando en el aire terminan estrellandose como plomo sobre mi cabeza...
Hace falta una mano que me abrace y me consuele en la confusión. Necesito un pequeño consejo, o almenos que alguien me escuche y no tenga vela en este entierro...

Levanté el teléfono y marqué: 275-09... colgué.

Ilea ya debe estar durmiendo, no hace falta que la moleste. Tengo un poco de frío.
______________________________

-Carlos, ¿Qué es lo que le sucede a "Carlitos"?- me preguntó la vocesita simpática de porcelana, mientras acariciaba mi frente y me miraba con cierto cariño (o lástima).

-Nada. Seguro tiene sueño. Por eso se pierde en las ventanas...

C. Del Valle
(por carlitos)

una breve aclaración

Talvez no me he expresado bien,
soy carlos del valle, nací en el 79 bajo muchos males...
Vivo en Costa Rica y a veces logro sonreír...
NO hay demasiado que decir sobre mí, sólo que hace algunos años creía en que todo podía salir mejor, luego me dí cuenta de que debo ser màs realista y menos soñador...
Llevo tres años tratando de convencerme de que existe algo, algo en lo que alguna vez creí, creo que se llamaba esperanza, alegría o simples ganas de vivir; ahora estoy casi seguro que me muevo por la inercia de existir...
Conozco a un joven que se parece a lo que fuí cuando tenía su edad, a él lo he bautizado en este blog como "Carlitos", porque me parece un reflejo de lo que fuí, de mis sueños, de mis esperanzas...
Carlitos me ha contado su historia, la cual transcribo fielmente porque conozco lo que se siente vivir en esa transicion de lo malo a lo peor...
Desearía ser carlitos y poder cambiar las cosas, pero eso le toca a él, yo sólo espero que todo le salga mejor... No quiero que termine como yo estoy ahora, al borde de dejar de existir, porque hace tiempo que dejé de ser...
Es la inercia.
Este Blog cuenta de dos partes que se mezclan en una sola historia. Dos historias de una sola...
Carmen, es el Milagro de las espinas, las espinas que se clavan en el pecho y con quien comparto mis tardes de lluvia y café... una voz dulce que me arrulla y me cura los males con sólo mirarme y besar mi frente... Mariuge es para carlitos, algo similar.

También de searía tener la fuerza de cambiar mis asuntos y que las espinas fueran calas, o pomas...

"Carlitos", espero que lo que sucede con mariuge mejore, yo tambien haré el esfuerzo por mejorar...

saludos,
C. Del Valle.

Cuestiones varias III (C. Del Valle, en primera persona)

Espejismo:
Apariencia engañosa y seductora ...
Eso sos, mi espejismo.

a ver, cómo me ordeno...

Mientras jugaba con el cabello de Carmen y escuchaba la historia de sus muñecas de papel, las tardes de lluvia y los recuerdos ahogados en almohadas; la expresión de mis ojos se volvió más confusa y brotó el recuerdo de que llevo una espinita, una pequeña espinita de porcelana...

Me hace falta reflexionar sobre vós,
porque mientras no entendás quién es
el milagro de las espinas,
no sabrás
que las penas que crean los dolores en el pecho
son producto de tu alegría.

Ojalá pudiera simplemente agachar la cabeza
y disfrutar las espinas
(tal y como me lo ha dicho Victoria)
o simplemente esperar a que llegue
una especie de metáfora de Sol,
que acabe con "Carlitos" y encontrar así
la libertad de las palabras;
pero no puedo decirlo todo por temor a exponerme
y a tener que pasar más tardes de lluvia
caminando sin esperanza de sonreir...

De nuevo estoy atrás en la carrera de sonreír, me encuentro atado a la espina que me destroza el tiempo necesario para pensar,
y la ansiedad de letras, canciones y sueños
no es más que la misma historia que
lamentablemente conozco desde siempre...

Hoy que despierto desde el otro extremo del mundo,
estando sin embargo dentro de los límites físicos de lo cercano,
descubro que tu voz de porcelana
me invita a no pensar en vos,
a sonreír a veces,
a soñar siempre,
a olvidar que alguna vez existió siquiera la posibilidad...

Es un día un poco extraño,
uno de esos días en los que parece que tenés todo bajo control
y de pronto descubrís
que relamente no tenés nada
y que lo poco que tenés es efímero,
es casi nada...

No creía encontrar de nuevo la ansiedad indiscutible
de mirar unos ojos cansados y alegres,
de tener la necesidad de escuchar alguna vieja historia
que me aproxime a las noches en las que descubro
la armonía de tu silueta en un bar,
en un restaurant,
en algún sitio, riendo...

Ahora la espina me devuelve necesidad de escribir
cuentitos tristes para desahogarme,
de volverme un ser herrante y sombrío
capaz de sonreír y a la vez morderse los labios
para ahogar los gritos desesperados de dolor...

Nunca tuve mayor ambicion que ser libre de estas necesidades,
ser libre del desengaño, de las sombras y del miedo,
pero una vez más soy testigo (y actor)
de lo que sucede cuando los espejismos
se convierten en nada...

C Del Valle.
Disculpen el arrebato...

lunes, junio 12, 2006

cuestiones varias II

Victoria:
Gracias. Ahora estoy un poco más (in)tranquilo. Espero que a mí tambien algún día me llegue el cambio como el Sol, para dejar de vivir en estas sombras afixiantes.
A Carmen, Milagro de las espinas...
____________________________________________

Lo haré fácil, un resumen,
más por evitarme los pormenores dolorosos,
que por no gastar el tiempo necesario para reflexionar.

La historia se resume en tres lágrimas azules,
profundas.
Las lágrimas que...

Sí. Yo sé que dudás de mis lágrimas,
pero yo tambien desearía que no estuvieran.
Lo que más me incomoda, creo,
es que la humedad me nubla la vista otra vez...
Eso me asusta, mucho...

C. Del Valle

Una actualización al cuento corto

Espero no ser muy molesto con este cuento, pero lo que le sucede a Carlitos (disculpá que te llame así, pero es de cariño) no puede quedarse sin que alguien lo lea. Quisiera que todo le saliera bien pero la vida es distinta a lo que deseamos que sea...
_____________________________________________

-Ileanita, llamaba para saludarte y hablar un rato... bueno, cuando podás me llamás. chao.


Colgué el teléfono esperando que Ilea recibiera el mensaje de voz lo más rápido posible. han pasado 15 minutos desde eso y parece que Ilea no lo ha recibido, lo más probable es que no lo haga hasta mañana, debe estar afuera de su casa con Gustavo, su compañero.

-Mariu, ¿Qué es lo que me vas a contar? Es algo bueno, porque hoy estás muy feliz.

¡Qué idiota! Mejor no hubiera preguntado nada... Vamos Ilea, llamá, me está matando esta espina...
Ilea, es en serio, necesito hablar con vós. Sós la única que conoce todo... vamos llamá.

¿Porqué putas siempre pasan estas cosas? Sé que es en parte mi culpa, pero ¿qué querés que haga? Ileanita, llamá. Necesito hablar con alguien, con vós. Sé que hace tiempo no hablamos detenidamente pero ahora estoy muy mal, no me siento bien... ¡Llamá rápido!

-Mariuge, ¿es en serio?
...
-No, por nada. Me parece muy bien, si te sentís bien perfecto. Me alegra mucho. Que dicha, ojalá les vaya bien. ¿Cuando comenzaron?

¿Qué iba a decirle? Son mis compas, somos compas... Todavía no sé, no sé nada, no entiendo... Ilea, ¡¿Qué putas estás haciendo, por qué no llamás?! Necesito hablar con alguien...

Eso es, sólo somos compas... compas...

-Mariu, no sé... ¿Estás segura de esto? Me alegra por los dos pero no sé, me parece raro... no me los imaginaba. Está bien, pero no sé...
_____________________________________________________

C. Del Valle