lunes, junio 12, 2006

cuestiones varias II

Victoria:
Gracias. Ahora estoy un poco más (in)tranquilo. Espero que a mí tambien algún día me llegue el cambio como el Sol, para dejar de vivir en estas sombras afixiantes.
A Carmen, Milagro de las espinas...
____________________________________________

Lo haré fácil, un resumen,
más por evitarme los pormenores dolorosos,
que por no gastar el tiempo necesario para reflexionar.

La historia se resume en tres lágrimas azules,
profundas.
Las lágrimas que...

Sí. Yo sé que dudás de mis lágrimas,
pero yo tambien desearía que no estuvieran.
Lo que más me incomoda, creo,
es que la humedad me nubla la vista otra vez...
Eso me asusta, mucho...

C. Del Valle

1 comentario:

Valen dijo...

Sin miedo Carlitos, que el miedo extiende el dolor de la espina que se clava en el alma...
Recordá lo que te dije: Sacále provecho, sufrílo al máximo, que luego vas a extrañar el dulce aroma de la porcelana que hoy te duele...
Saludos, fuerza y palabras!