jueves, junio 29, 2006

Un arrebato del desastre más dulce y amargo...

A Carmen, perdón o gracias, ya no lo sé...
No lo sé, no consigo ordenar mi cabeza...
_______________________________________________

No sé cual es el fin de este post, ya no escribo para relatar historias ni para revivir memorias... ahora sólo desería o continuar con el salto, o solamente volver a estar bajo las andanzas de un carlitos que nunca logrará nada... no sé, talvez a veces es bueno que las cebollas sean sólo cebollas y las espinas sean espinas, pero cuando las cebollas tienen (sí, es muy extraño) una capa de chocolate y te jura que es un chocolate y te vas de bruces por el chocolate, y de pronto descubrís que realmente nacés para ser una herramienta; nada tiene sentido...

esta es una rabieta contra mí mismo, contra lo que soy y contra el hecho de sentirme culpable y a veces no, el hecho de saber el mal que he hecho pero a la vez comprender (porque así lo he pensado siempre) que no me debo arrepentir sino asimilar los hechos concretos que han ocurrido y analizar el porqué, comprenderlos y saber que estuvo mal y que puede estar bien... perdón, es mi método de analizar la historia... mi historia, nuestra historia, la historia de todos nosotros los implicados...

Aún así no puedo dejar de lado que me duele el saber que no soy más que un instrumento para dañar, una herramienta usada con un fin específico, una herramienta para la venganza...
Es extraño, pero el animismo parace ser una supervivencia nuestra (dirían lo evolucionistas): ¿Desde cuando las herramientas sienten, piensan o hablan? ¿desde cuando la técnica llora?

En este momento ya no sé que debo pensar o escribir, estoy muy cansado y todavía no me pasa el shock. Ahora recuerdo cómo había sobrevivido hasta el día de hoy, cómo pude llegar hasta aquí, cómo era posible que me moviera por el mundo: Mi método privilegiado para enfrentar los males que rondan por todos los sitios es el desdoblarme, el ser siempre dos, dos yo muy distintos... a veces soy más de dos...

Hoy que me enfrento a otra situación en la que jugué el todo por el todo, inconscientemente y luego muy conscientemente, en la que sabía iba a perder todo; me desarrollé tal y como soy y fuí siempre, y por otra parte me desarrollé a partir de un salto cualitativo... te lo explico así de fácil: si no me ves desgarrame el hígado que te amó (Ndembu), es porque ese producto del salto está escondido y protegido bajo quien soy y fuí siempre... es la contradicción en su esplendor... (continuan las analogías socialistas, esas que decías te divertían).

NO sé que pensar o que decir, lo siento no basta y no es necesario, nadie me lo pidió. No sé si se debe decir, o si lo quiero decir... No sé, hay hechos concretos que todavía no entiendo... Todavía no me entiendo, no te entiendo, no lo entiendo a él... Sé que estos distintos segmentos se han desarrollado de forma desigual (de igual forma se han desarrollado mis dos yo con vós) pero todavía no sé cómo nos combinamos, ni porqué...

No sé, disculpá esto. (Soy necio, muy necio, te lo advertí; a como vós me advertiste que esto sería lo que es ahora). A CQN, también disculpá, no sé qué pasó aquí...

C. Del Valle
por mis yo...

1 comentario:

Valen dijo...

Conserva la dulzura del chocolate amigo y sentite bien de ser vos mismo (el que siempre fuiste y serás), con o sin la espina clavada en el alma...
Los hechos hablan, recordalo, es cuestión de lectura... diferencias de lectura que generan un excepcional debate entre tus "yos"...
Sé marxista, la teoría no sólo sirve en la política, la dialéctica también se aplica a la historia que marca los corazones (por más cursi que suene).... Los hechos!
No sos culpable, ni victima, ni herramienta; sos simplemente un ser humano de carne y hueso, con sentimientos también...
Saludos y fuerza!