domingo, julio 02, 2006

Intitulado II (Ensayo de una respuesta para Alma)

A Victoria,
ya lo encontré.
_________________________________

No, Alma,
creo que todavía no me comprendés.
El sufrimiento-piel de la Luna
está en la cara que no le vemos,
en la cara que nos oculta.

¡Pero Alma,
Orión no la consuela!
¿Acaso no lo ves?
sólo la está acompañando;
Orión no llora con ella,
sólo la guarda el silencio solemne del amigo...

!Pero Alma,
tampoco en eso me entendés!
Yo no te sirvo para consolar a la luna.

Sí, es cierto,
existo pero nunca estoy.
Vivo,
pero en ningún sitio.

Alma, ¿Cómo una sombra
puede hablar con vos
y consolar así a la Luna?

Alma,
la Luna se ahoga en su propia tristeza
y la esperanza melancolía
parece disiparse para siempre...

¡Alma,
la luna llora!
Escribíle otro poema o morirá.

Alma,
el dolor la Luna lo esconde
y ni siquiera Orión
(ni la estrella-nebulosa)
la pueden consolar.

Alma,
confío en tus letras.

¡Alma,
confio en vos!
______________________________________


C. Del Valle

1 comentario:

Valen dijo...

Gracias! Apenas encuentre el discurso generador de todo esto lo publico, besos desde la feliz ausencia!