martes, agosto 15, 2006

Apuntes al intento de Ensayo sobre las Bases Materialistas del Amor

Advertencia: el siguiente es un borrador de la primera parte de este ensayo, solicito lo lean y aporten lo que consideren necesario. Luego lo discutiremos un poco. Por su caracter de borrador (y por estar hecho a las 2:29 am) tiene muchas deficiencias en la redacción y talvez en la exposición de los puntos.

__________________________________


Sobre el amor se ha dicho mucho. Pero yo creo necesario decir algunas cosas que a mi parecer no creo que les agrade mucho a los defensores de lo “mistico”, a esos idealistas bien intencionados…

Trataremos de abordar este tema desde una perspectiva materialista. Es un poco difícil este analisis, al igual espero todos los aportes que puedan dar aquellas personas que lo lean (que no son muchas, ya que este blog no es muy visitado por dicha).

Yo considero lo siguiente como la raíz de eso que nos hace fantasear, llorar, suspirar, sonreír, caminar como idiotas con la mirada en los recuerdos bonitos, etc., etc., en fin… amar.

Todo proceso de conocimiento es fundamentado en el trabajo. Es decir, todo lo que conocemos es una abstracción que hace nuestra mente de las cosas reales, materiales. Pero esta abstracción es en sí misma un proceso de construcción de estructuras que realiza el cerebro para almacenar la información. De igual forma los sentimientos pasasn por este proceso de decir que a tal estructura mental reaccionamos a nivel bioquímico de determinada forma. Los sentimientos también son construcciones mentales, construcciones que se llevan a cabo por la socialización a la que nos enfrentamos desde que nacemos, pero esto lo detallaremos más adelante. Por ahora nos referiremos un poco a algunas preguntas muy comunes.

¿Por qué nos atraen algunas personas y otras no?

Desde la perspectiva de lo que se podría decir es la Sociobiología, el tema es abordado a través de explicaciones que buscan sustento en el comportamiento animal.

El ser humano es un animal, un animal con características especiales (que son las que lo hacen humano) pero animal. Como miembro de este reino en la naturaleza, está sujeto a ciertas cuestiones que influyen su comportamiento, cuestiones que pueden ser puestas en evidencia con mayor claridad desde las otras especies. Es así como la sociobiología logra identificar a través de la comparación, los procesos químicos y genéticos que influyen en el comportamiento humano. Aquí se resalta como un principio que la perpetuación de la especie es lo que mueve a los individuos en estas cuestiones, y en definitiva en todas las otras cuestiones. ¿Cuál es objetivo de la vida? ¡Dejar más vida!

Desde esta explicación se ha dicho por ejemplo que lo que popularmente se concibe como “amor a primera vista” es una mezcla de varios factores, entre los que se destaca la composición física y química del individuo.

Existen algunas teorizaciones sobre el principio biológico del “sex appeal”, por ejemplo en el caso de las mujeres que las caderas anchas pueden ser por la necesidad de que puedan tener un parto sin complicaciones, etc., pero eso no lo tomaré en cuenta porque no le encuentro todavía mucho sustento.

Por otro lado se afirma que los factores químicos influyen de forma muy directa, pues es a través de sustancias tales como las feromonas que se puede conocer inconscientemente cual es el estado de salud de individuo, que tan ventajosa es su composición genética para la especie, su estado de celo, etc.

En el ser humano se dice, que al momento de besar no sólo se está demostrando el afecto que se sinete por la otra persona, sino que también se está “sondeando” su compatibilidad genética de una forma inconsciente, ya que al acercar la nariz a esa zona de su rostro, se entra en contacto con una zona que produce sustancias que dicen la composición genética del individuo. (Eso, si nos volamos un poco más, podría explicar porqué nos gusta tanto besar a alguien y no a otra persona… ja ja, sin embargo no todo se queda ahí pues va ligado a otro punto muy importante).

Otro de los aportes de este enfoque es el papel que le otorga al movimiento en sí. Entre las otras especies animales podemos ver cómo el movimiento es un factor importante para la selección sexual. A través de bailes de cortejo elaborados, los individuos hacen gala de la salud que gozan sus genes, que reflejan así coordinación, fuerza y otras características deseables para unas buenas crías.

Así en el ser humano –utilizando una frase popular- se dice que “la primera impresión es la que cuenta”, ¿por qué? Por el movimiento.

Con la forma de movernos decimos mucho de quienes somos o cómo nos sentimos.

Y aquí iniciaré a repasar los puntos en los que no estoy completamente de acuerdo con estas teorías.

Me parece que hace aportes muy importantes sobre los factores biológicos que nos influyen en la eleccion de una pareja (o más, jaja) pero olvida algo muy importante: que el ser humano no es sólo animal, sino también animal social. La capacidad superior de construcción de estructuras mentales que posee el ser humano hace que este reaccione de una forma diferente ante los impulsos bioquímicos y físicos que influyen en la selección sexual. No sólo es el hecho de que se expresen estos factores, es también el cómo los interpreta el individuo, la presencia de sus propias construcciones mentales, es decir de la socialización que ha llevado.

Por ejemplo, decimos que cierta sustancia quiere decir cierta composición bioquímica de un individuo y en cierto individuo en particular ese olor dice “malas características genéticas para dejar descendencia”. Pero la abstracción que realiza su pareja o futura pareja (y corro el riesgo de que me digan determinista por centrarme en sólo este punto para emitir este criterio, pero más adelante les aclaro todo el panorama) de ese olor es determinada por la estructura mental que ella construyó a través de su vida, dentro de la cual ese olor le parece bueno para elegir a su pareja.

O bien, si hablamos del rollo del movimiento decimos: veo caminar a tal persona (por poner el movimiento más obvio que podemos percibir conscientemente) de tal manera y puedo decir “es un pipi”, “es homosexual”, “es marimacha”, “es una lacra”, etc. pero todas estas clasificaciones no son producto del movimiento en sí sino de la estructuras mentales que yo he construido a través de mi socialización. Y además, el qué me parece a mí agradable ya es otra construcción, es decir si yo creo que si ella es pipi es una característica deseable o no, etc.

La socialización

Siguiendo un poco con el tema, la socialización juega un papel más que importante en cuáles estructuras mentales hemos construido para elegir pareja.

Cuando somos niños y apenas iniciamos a conocer el mundo, se nos enseña cómo comportarnos, cuales características son deseables para la sociedad (al menos para esa microsociedad que es la familia, convertida en el todo a los ojos del niño).

(continúa)

1 comentario:

Laura R. C. dijo...

Yo también considero la socialización un factor importantísmo en lo que definimos como amor. Cómo lo definimos, hacia quién lo desarrollamos (hombre, mujer, ambos, uno, dos...) y de qué manera lo hacemos, son construcciones sociales. Si fuese sólo bioquímica, ¿cómo explicar que en unos lugares del planeta el amor sea libre, en otros polígamo, en otros monógamos, en otros no tenga nada que ver con el matrimonio, se demuestre rozándose las narices o besándose en los labios?