martes, noviembre 13, 2007

Secretos

Carmen, milagro de todas las espinas,
Vos sabés la historia de este post.

Que el silencio de lo no-dicho no sea capaz de borrar su abrazo,
Que las penas de lo que no se habla no puedan devorarnos por dentro,
Que las manos no inicien el proceso de corrosión,
Como los besos,
Cuando se encarna el nunca-se-lo-diré.

Que las miradas no sean expresivas,
si lo que expresan es maquillaje de las acciones.
Que los secretos no inicien su dictadura,
bajo la consigna “por un corazón ciego y sin dolor”.

Que si ya no quiere aventurarse en esta (nuestra) vida,
no se le ocurra las mentiras de lo oculto,
las verdades de lo clandestino.
Para que sus labios-besos-tibios
nunca dejen
al olvido,
lo mucho que espero por la noche a su piel…
C. Del Valle

lunes, noviembre 05, 2007