domingo, marzo 08, 2009

Una mirada brincó sobre la mesa...

Es extraño, pero yo conozco esa mirada. La mirada de ella para él. Esa mirada yo la he recibido, y se siente muy bien. Me alegré de ver a una amiga darle a él esa mirada, tal como me alegro de saber que yo también la recibo todos los días.
Y poco a poco se va desquebrajando aún más lo que algún día construí como refugio, como coraza. Y me doy cuenta que avanzamos, y parece que sí es por buen camino.

No hay comentarios.: