jueves, septiembre 16, 2010

desquite

asi es, tanto te busqué que terminé encontrandote en los labios que saben a besos de mejor calidad, en los abrazos con mejores versos que los que tus manos me daban, en los rincones cálidos que nunca pudiste soñar... y lo extraño, lo más extraño de todo, es que aún así existís en algún lugar que no quiero aceptar. ¿Será que sin darte cuenta tenés la capacidad de regresar de las cenizas, aún sin haber iniciado el fuego?

-¿vos realmente creés que en algún rincón de otra galaxia, de otro tiempo, de otra dimensión, podamos realizar algo que nos funcione?, ¿realmente creés que tengamos alguna oportunidad, la mínima?
-no. Pero me gusta imaginármelo. Deberías intentarlo...
-No creo. Yo soy feliz así.
-No creo, vos creés en dios, yo no. Si realmente sos feliz así, ¿para qué querés más? Si fueras realmente feliz, no tendrías porqué inventarte una vida mejor después de esta.
-No te metás con mi religiónn, eso es...
-¡Está bien, no te quería ofender!!!, ese no es el punto. El punto real es que si vos querés, nos podemos imaginar un lugar que no existe, en un tiempo que pudo ser, debajo de un cielo imposible, y quizás, sólo quizas, sonreirnos. No como ahora, con hipocresía; sino como nunca nos hemos visto: desnudos y en complicidad...
-Estás loco. Dejálo ya, no quiero verte más...
-Nunca me viste de verdad. Por eso somos extraños...

viernes, junio 25, 2010

Carta.

¿Sabés que, niña?
Cuando despierto y ya no estás,
ando por la casa como un gato
buscando abrigo.

Imaginándote en la sala,
recostada en el sillón.

Busco los rastros de ti que has dejado en el aire,
la taza en la que bebes el café y las cenizas
del cenicero, y pienso en todo lo que hiciste
antes de salir.

Me pierdo recordando como te conocí,
disfruto de todo lo que hemos caminado,
lo que padecimos y lo que creamos juntos;
y al final, aunque el futuro sea extraño e incierto,
aunque este caos por ratos sea persistente en su afán de hundirnos,
sé que de tu boca nacerá otra sonrisa
y de la mía otro beso
para que volvamos a empezar.

¿Sabés qué?
Es cierto,
“No todo fue naufragar, por haber creído que amar
Era el verbo más bello”.

domingo, febrero 07, 2010

editar pasados,
soñar futuros
y reinventar presentes.

¿Porqué no?
si al final construir
lo imposible es una de mis facilidades.

(editar sueños, reinventándolo todo)