jueves, septiembre 16, 2010

desquite

asi es, tanto te busqué que terminé encontrandote en los labios que saben a besos de mejor calidad, en los abrazos con mejores versos que los que tus manos me daban, en los rincones cálidos que nunca pudiste soñar... y lo extraño, lo más extraño de todo, es que aún así existís en algún lugar que no quiero aceptar. ¿Será que sin darte cuenta tenés la capacidad de regresar de las cenizas, aún sin haber iniciado el fuego?

-¿vos realmente creés que en algún rincón de otra galaxia, de otro tiempo, de otra dimensión, podamos realizar algo que nos funcione?, ¿realmente creés que tengamos alguna oportunidad, la mínima?
-no. Pero me gusta imaginármelo. Deberías intentarlo...
-No creo. Yo soy feliz así.
-No creo, vos creés en dios, yo no. Si realmente sos feliz así, ¿para qué querés más? Si fueras realmente feliz, no tendrías porqué inventarte una vida mejor después de esta.
-No te metás con mi religiónn, eso es...
-¡Está bien, no te quería ofender!!!, ese no es el punto. El punto real es que si vos querés, nos podemos imaginar un lugar que no existe, en un tiempo que pudo ser, debajo de un cielo imposible, y quizás, sólo quizas, sonreirnos. No como ahora, con hipocresía; sino como nunca nos hemos visto: desnudos y en complicidad...
-Estás loco. Dejálo ya, no quiero verte más...
-Nunca me viste de verdad. Por eso somos extraños...

No hay comentarios.: