martes, noviembre 29, 2011

El encargo

Necesito dibujar niños alegres,
madres libres y puentes hechos de hamaca,
que se mueven al ritmo del riachuelo.

Me han pedido un laberinto de sueños,
un pequeño espacio para colorear con la alegría
de la infancia.

Pero esta noche,
sólo esta noche
(al igual que me lo repito cada noche),
tomo el lápiz para salir del encargo
y sólo puedo hacer rayones
que me saben a tí.

CDV

No hay comentarios.: