jueves, noviembre 24, 2011

Intitulado 5

Y sin embargo,
estas son las verdaderas malas horas,
en las que ignoro a tu sombra que no se acostumbra a no recorrer la casa.

Y no resisto la tentación de recorrerla junto a ella,
de sentarnos a conversar sobre las fotos viejas,
de esa maldita afición por retratarte, por disfrutar
tus imágenes.

Y hoy descubro cuántas fotos tuyas
construyen mi camino,
cuántas veces te expuse al lente de mi cámara,
de cualquier cámara,
y descubro que mi afición por las fotografías
no es más que la afición de contemplar el paisaje
sereno de tu sonrisa,
de tus gestos,
de tu boca.

Y sin embargo aún,
no concibo cómo conciliar
esta situación de no quererte cerca,
de no necesitarte ya,
con las ganas de dibujar una vez más tu sonrisa.

No hay comentarios.: