miércoles, noviembre 23, 2011

La mala hora

Sí nena, lamento darte la bienvenida.
Ahora, las horas son así.
Descuida, conforme pasan,
uno se acostumbra a no quererlas más.

No hay comentarios.: