miércoles, noviembre 30, 2011

Lo curioso de estar en la frontera

Cuando era pequeño, siempre soñé con las fronteras, siempre tuve la impresión de estar en una frontera.

Aún recuerdo la primera vez que conocí la frontera de este país, del otro país y del otro que le sigue más al norte. Conocí esa sensación y confirmé que mi corta vida siempre transcurrió en esa dualidad, y aún hoy tengo esa sensación.

Hoy que te reencuentro, me doy cuenta que nunca había sentido esto, nunca había estado en este límite entre las ganas de quedarme y la necesidad de irme. Las ganas de huir y querer que me llames, el orgullo de verte recorrer el mundo a solas y la angustia de querer que me necesites.

Es curioso estar en la frontera entre las etapas de la vida, siempre serán curiosas las fronteras. Sin embargo, quisiera de una vez por todas saber dónde está mi casa, de qué lado me debería quedar, porque vivir así no me ha dejado conciliar el sueño.

No hay comentarios.: