domingo, noviembre 27, 2011

Otro acto de este cuento, otra historia...

Otro acto de este cuento, otra historia, otro viento sopla en el sur...
____________________________

Mariuge reía como loca, disfrutaba la noche entre amigos, cuando no reía a carcajadas sonreía con la conversación como no lo hacía hace 5 años.
Del otro lado del mundo, de la historia, del cuento corto más largo de la historia, Carlitos volvía de la muerte, del funeral, del no-lugar, quemado mil veces por la noche y resucitado otras mil veces por la aurora, quien ya no le contaba las últimas historias del mundo.
En esta zona oscura, es este lugar de tonos marrones, Carlitos se reía hacia afuera sin encontrar la fórmula de la alquimia aprendida para hacer que la risa entre en el alma.
Con los años, Ileana se ha vuelto Aurora, Libertad y finalmente Amaranta, nada nuevo en el desarrollo del cuento.
Hoy, dichosamente Amaranta extiende una mano, pues hasta el marco de la fotografía principal de esta historia se fué el día en que los muebles fueron serruchados.

-Sabés qué, Amaranta, si no fuera por vos, "Charlie no tuvo un detalle, ni Fito un qué necesitas"- dijo Carlitos mirando al vacío con voz apagada.
-¡¿Qué?! No entiendo nada... A mí no me venga con esas varas...
-Jajaja, descuidá Ama, lo que pasa es que después del tercer Vodka me da por hablar así...

Mientras tanto, el recuerdo se hace más grande, y a pesar de estar en otros asuntos, no puedo dejar de pensar en esta historia como el cuento más largo; no puedo dejar de buscar tus fotos entre mis cosas, no puedo evitar dejar morir a Carlitos para resucitarlo cada cierto tiempo.

CDV

No hay comentarios.: