viernes, abril 20, 2012

85

Lo admito,
esto me sucede por lo menos cada dos años.

A veces, menos, pero es normal. Mañana, el circo, la lluvia y el llanto.
Luego, la noches, las ansias, la sonrisa sin razón.

Y de nuevo, ella:
la incierta figura de ella.

Sombra pues, o una silla vacía.
Pero es ella, claramente.
O al menos estará claro hasta que salga el sol.

En fin,
hay que admitirlo.
Viajar en autobús ya no es lo mismo.

No hay comentarios.: