martes, abril 24, 2012

Bestiario personal I

I
Hay tres o cuatro cosas que nunca le he dicho a nadie. Hay otras dos que sólo le he dicho a dos personas. Hay otras que ni yo mismo quiero pensarlas, por miedo.

II
Siempre seguí siendo un soñador, aunque no lo quiera admitir. Paso horas enteras soñando, mientras finjo que "estoy pensando en cosas importantes". Pero la verdad, estoy perdido en las fantasías propias y ajenas. Por dentro, sonrío.

III
No lo sabrás nunca, posiblemente. Pero hay como dos libros, entre todos, que me han cambiado la vida. No para bien, puede ser. Pero sí me describieron sus personajes, con amargo placer. Así, fracasado.

IV
A veces, creo que es evidente. Otras veces estoy casi convencido que soy una genialidad de actor, o al menos que con los años uno aprende a aparentar como un dios. Pero la verdad, es que soy el mismo chico tímido que nunca pudo decir palabra no ensayada en público. La torpeza, esa torpeza, la social, es terrible.

V
Existen un par de miedos que nunca pude dejar atrás. En el transcurrir de la melancólica vida, los fui sorteando de manera un poco simpática (sólo por decirlo de alguna manera). Pero a veces a uno se le acaba la suerte y toca encontrar una salida. Ahí es cuando se descubre que no se puede apostar la vida a las casualidades.

No hay comentarios.: