miércoles, abril 04, 2012

Infinitos 83

Una licencia, no tan poética.
__________________

Dejame que te lea,
que me pueda ver en la oscuridad
de tus ojos.

Dejame perderme en la plenitud
de tus sueños,
en el silencio duro
de tus pasos.

Desearía tantas horas
admirando la basta aurora
de tus manos,
que en fugaces segundos
disfruto con disimulo malogrado
mientras piensas en la ignominia del fracaso.

Dejame vivir un par de segundos,
ese leve instante, el diminuto espacio
de sentirme enorme
ante el destino, ante las fuerzas contradictorias
que te atan al camino.

Y luego podrás,
esta noche -como todas las noches-
volver a la espera de la esfera
infinita,
que sonreirá de nuevo
al llegar la madrugada...

No hay comentarios.: