jueves, junio 14, 2012

En el círculo

¡Rompeme el pecho con tu espuma!
Dale, vení y estrellá ese silencio
contra los círculos desterrados
que dibujaron los eclipses, el azar.

Dejá el abrigo sobre el asiento,
que incendiar los bosques
no es tan grave como la vez
que nos dejamos soñar en tono azul.

Buscame en la tarde, si querés,
estaré donde siempre he estado:
derrumbando castillos,
con la única promesa
del nuevo mundo
que mis dedos te pueden construir.

No hay comentarios.: