miércoles, noviembre 14, 2012

El frío está en las cobijas


En momentos como este, no puedo hacer más que tirarme en la cama y fumar.

Fumar y dejar salir el humo a poquitos, lentamente; verlo como una gran nube casi inmóvil, flotando sobre mi nariz.

Cierro los ojos y puedo imaginarme un cuento, en el que estamos juntos, dormidos en una cabaña en el bosque, mientras el viento y el frío golpean la puerta.

Mi brazo se extiende sobre vos, y ambos estamos bajo las pesadas sábanas.

El silbido de una nueva ráfaga de viento afuera, me hace abrir los ojos; y la nube de humo sigue ahí, flotando. Y a pesar que el viento no logra entrar en mi casa, el frío habita aquí. El frío, que no es más que la ausencia de tu cuerpo, la distancia entre mi brazo y vos.

No hay comentarios.: