miércoles, noviembre 21, 2012

En la sombra de la lluvia II

-¡Claro que existe! -le contestó. Esa noche,  mientras los dragones pastaban, acercó su oído al corazón de ella -¿Ves?, de ahí viene la canción que buscas.
Alfredo Solano, La lechuza y el dragón
_________________________________

Llúeveme,
mójame el cuerpo con tus besos.
Empápame de tu aroma,
cúbreme, como la noche,
con tu pelo.

Trae tus ojos como la neblina,
apura el paso,
entra a mi casa
y cierra la puerta tras de tí,
cierra la puerta
para que se quede
aquí adentro
la tormenta de tu abrazo,
la tempestad de tus besos.

Llúeveme,
empápame de tí.
No dejes
que se seque tu nombre
en mis labios.

Inunda mi cama,
moja mis sábanas,
trae el relámpago de tus caricias,
el invierno dulce de tu compañía.

Llúeveme,
esta noche,
esta vida.

No hay comentarios.: