viernes, diciembre 21, 2012

Sombra de lluvia III

Es como vivir siendo un loco
que cree,
que espera algo que nadie ve.

Se escucha las voces,
las voces gritan siempre,
gritan que me aparte del camino
y le pregunto al silencio
y el silencio me ignora.

Es como ser "la sombra de la meningitis",
a veces,
sólo a veces.

Y una noche de tantas,
cuando todos han gritado,
me vuelvo sombra.
Una sombra.
Y en el día camino derecho,
con la frente en alto,
y sonrío
y vivo
y hasta grito también,
como todos.

Pero cuando quedo solo de nuevo,
y ya no hay nadie de los que gritan,
vuelvo a ser sombra,
como de lluvia,
porque el silencio
sigue intacto por dentro.

No hay comentarios.: