lunes, diciembre 17, 2012

Vals en Cuatro

Cuatro días,
con sus cuatro noches.

Y la interrogante se quedó 
clavada en el garganta.

Y después, 
un rastro,
una sombra.
Nada.

Y agónico silencio.

No hay comentarios.: