jueves, febrero 28, 2013

Noches

Hay momentos como este
que quisiera conocer la fórmula
-sino mágica, al menos la efectiva-,
para ir a buscarte y matar esa sombra
que cae sobre tus sueños.

Un elíxir que sea capaz de crear lo imposible,
un conjuro para saltar por la ventana
y volar lejos,
muy lejos.

Quisiera tener ese método eficaz
que todo lo cura,
esa palabra que encaja justo
en el punto donde sientes que te puedes caer.

De nada me sirve
volver una noche y escribir:
"tanteo con mi mano las sábanas frías,
buscando tu cuerpo en la oscuridad",
mientras aún estás del otro lado de la puerta,
llorando en solitario,
dejándolo todo al azar.

Quisiera borrar tus penas,
curar tu herida,
saciar tu hambre
con una caricia en la mañana,
con un susurro al oído,
una alegría al mirarnos despertar abrazados.

En momentos como este
paso la noche en claro,
porque tu angustia llega hasta acá.

Hay noches como esta,
en que se hace evidente
lo absurdo que puede ser la vida:
vos sola allá
y aquí hay tanto espacio vacío
entre mis brazos.

No hay comentarios.: