lunes, febrero 24, 2014

Susurro

Hay que admitirlo, hay días en los que me sale la voz con cierto esfuerzo. Como hoy, que pareciera que cada vez que me levanto me clavan un silencio en la espalda.

No hay comentarios.: