lunes, septiembre 15, 2014

Bestiario personal XVI

LV
Sin embargo, llegan esas noches, siempre llegan esas noches en las que busco una noticia suya en mi cabeza. Pero de una forma mecánica, como acostumbrado a jugar un juego que solo yo conozco.

LVI
Lo terrible de los juegos solitarios, es cuando se descubre que se juega solo; y que las pistas, las claves no son más que buscar formas y designios sagrados en las estrellas.

LVII
Ahora bien, es más extraño despertar una noche y mirarse en el reflejo de una fotografía suya. Mirar un paisaje que parece lejano, siendo vida tan palpable, silencio-aguas-subterráneas.

domingo, septiembre 14, 2014

Desayunos y recuerdos...

Posiblemente te irás a desayunar,
mirando escaparates,
sonriendo al pasar
con el negro cubriendo tus ojos.

Puedo verte aún,
solemnemente fumando un cigarrillo.
Lentamente,
como exhalando tu destino,
simulas a quien no quiere pensar más.

Quedo yo al pie de mi ventana,
esperando que llegués
a cantarme las canciones extrañas
que aprendiste
con el sabor del dolor.

Porque todo pasado
tiene esa intrigante mezcla
de fascinación, añoranza
y un tiempo peor.

Posiblemente,
como siempre,
te irás.
Y yo desayunaré a solas
con el gato-miel
que araña las cuerdas,
que nunca tuvo nombre.