domingo, febrero 28, 2016

Somos

Así somos. Una especie de resignación que se filtra por las rendijas de las ventanas, con el frío, con el olor de la soledad.

Ni para qué querer tanto sino sabemos qué vendrá en la madrugada. Un aire a llanto teje su telaraña en las esquinas de la habitación y tú te empeñas en sujetar mi mano con alfileres.

Deja pasar la noche que afuera la calle está muy fría y no nos hará mal relatar un cuento para los dos harto conocido.

Así somos o peor aún así estamos sin saber. Sin saber nada de nosotros, nada de quiénes somos. Ni siquiera hacia donde se debe correr al cerrar las cortinas.

Que la noche vuelva pero que tus ojos sean los que decidan cuando y cómo amanecer.

No hay comentarios.: